Recuerda que somos Cerrajeros
Muchas veces, pequeños detalles en la instalación de una puerta, pueden llegar a perjudicar su funcionamiento, quizás no al principio, pero si, a través del tiempo.
Es fundamental tener presente de qué tipo de detalles se trata, para poder evitarlos, e instalar correctamente las puertas, para así poder ante todo alargar su vida útil, pues la meta siempre ha de ser, que ningún problema se pueda suscitar a lo largo del tiempo mientras está ya instalada.
¿Qué debo hacer?
Realizar una correcta medida de la puerta y el marco, para que esta no roce con el piso, pues ese ruido además de desagradable, es muy perjudicial para la puerta y con el tiempo la desgastará.
Para solucionarlo sólo se debe levantar la puerta, lo que se puede lograr, simplemente con colocarle arandelas a las bisagras, o con una simple reducción de la puerta, en su parte inferior para ajustarla.
En esta segunda opción puedes utilizar un serrucho para cortar o una lija de metal, cualquiera que tengas a la mano te puede ayudar.
Evita mover la puerta de un lugar a otro antes de ser instalada, pues sin lugar a dudas la estropearás. Déjala en un lugar fijo hasta que esté listo el lugar donde la instalarás.
No la fuerces, si no encaja, simplemente algo va mal con el tamaño, con el marco, simplemente tienes que detallar y verificar.
No hagas acabados con cemento en el marco después de instalada la puerta, la estropearás.
Recuerda.
El secreto principal y lo que te evitará cualquier problema, es en todo momento realizar una correcta medida de la puerta, y del marco en el que se va a instalar.
El más mínimo margen de error en la medición, inconveniente te podrá acarrear, así que toma previsiones, se meticuloso, y de seguro, tu puerta encajará perfectamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies